Tips intangibles para las organizaciones simultáneas en el 2019

tips_intangibles_2019

Iniciamos un año 2019 en el que los cambios que se están produciendo y los que están por llegar marcarán la diferencia en la sostenibilidad de las organizaciones que sepan anticiparse y adaptarse a los mismos.

Las máscaras que sean falsas de los intangibles de marca, reputación , reporting y demás intentos de adornar el marketing irán cayendo y tendrán cada vez menos peso en el medio y largo plazo. El mercado-cliente es el rey y no se le puede engañar por mucho tiempo ni siquiera mediáticamente ya que lo que es sostenible no se consigue únicamente con tangibles ni únicamente con intangibles sino con la combinación estratégica y simultánea de ambos elementos de gestión.

En el marco de la empresa, el modelo de negocio volverá a la posición que le corresponde _ el modelo es uno de los más relevantes intangibles de la misma, por no decir el primero_ . En la burbuja de las startups veremos cómo se empiezan a abrir claros en la nube de inversiones mal hechas en años precedentes, expectativas tangibles con modelos de negocio poco madurados y donde muchos CEOS saldrán corriendo y que el último euro lo pierda el último. Algunos índices bursátiles que anticipan claramente la expectativa “intangible” ya se están alineando con la realidad.

Lo tangible, lo intangible, lo emocional, lo racional, lo financiero y lo no financiero se entremezclan cada vez de forma más sutil y sistémica en el impacto de los resultados de nuestras organizaciones tanto a corto, como a medio y largo plazo.

Si en anteriores entradas no dejamos de hacer énfasis en lo relevante de disponer de una estrategia integral que combine de forma simultánea la gestión en las organizaciones y proyectos de los aspectos tangibles e intangibles de las mismos, en este año que antecede al 2020 dicha gestión marcará una diferencia esencial en el éxito y sostenibilidad de dichos proyectos y cambios.

Por cierto, aunque lo mejor es hacerlo antes de acabar el año, estáis a tiempo al inicio del mismo de revisar los indicadores simultáneos (tangibles e intangibles) de vuestro plan estratégico. Ello es esencial para un buen diagnóstico e ir tomando decisiones acertadas en nuestra hoja de ruta hacia la consecución de objetivos. Seguro que ya tienes tu hoja de ruta 2019 y los deberes estratégicos bien definidos.

En el futuro inmediato que se inicia los líderes siguen sin tener una tarea fácil en definir la hoja de ruta para compatibilizar la innovación, la gestión del talento interno y externo, la actualización y modernización de sus procesos…etc…, y todo ello, claro está,  ejecutarlo de forma eficaz y eficiente, de forma ética, trasparente y coherente.

La maestría de saber priorizar y decidir dentro de la estrategia un nuevo cambio de modelo manteniendo el valor de lo ya creado es un reto que no se suele enseñar en los primeros cursos y masters de las escuelas de negocio, ya que mal que nos pese aún no se hace énfasis suficiente en cuidar la correcta gestión simultánea (tangibles + intangibles). El capital humano adquirirá cada vez mayor valor diferencial en paralelo con el avance en automatización de los procesos. Rodearse de un excelente equipo fiel, capaz, autónomo y flexible es esencial.

La gestión del conocimiento y la tecnología continuan en el 2019 como catalizadores principales de los cambios que se darán para la generación de la riqueza social del siglo XXI.

Algunos elementos de los cambios que llegan para quedarse y  que ya nos están rozando como la inteligencia artificial (entre paréntesis, de la parte artificial nos servirá aquella que sea una inteligencia simultánea, que combine la inteligencia humana y la de los procesos automáticos…), la alta velocidad tanto tangible (movilidad…) como intangibles (5G…). Las nuevas tecnologías como blockchain y su impacto en la ciberseguridad, internet de las cosas y saber facilitar las cosas sin vulnerar la privacidad del usuario será todo un reto, las impresiones 3D y la revolución en las tecnologías de la salud nos deparan grandes novedades…

La descentralización y agilidad de los procesos que nos permiten las nuevas tecnologías no han de ser un elemento de descontrol como algunas veces detectamos en determinadas organizaciones y proyectos de gran tamaño, sino al contrario, un elemento que permite la flexibilidad de ir en paralelo armónicamente sin perder el rumbo ni desalinearse de la coherencia estratégica del conjunto. Lo esencial siempre ha de pèrmanecer aunque sea en modo automático.

En el ámbito social y tercer sector es mucho lo que falta por hacer e innovar en modelos innovadores que nos facilitan alinear recursos con la combinación simultánea de las nuevas tecnologías y el gran capital humano de proximidad de la sociedad. Las smartcities y el mundo rural han de saber combinarse también en una estrategia simultánea para la cohesión y el bienestar social de medio-largo plazo.

Recordad que la capacidad de cambio no es incompatible con los valores, ni con hacer las cosas ética y correctamente, y mucho menos con la pérdida de calidad . La calidad ya no es un factor de elección sino que la calidad es condición ya necesaria en productos y servicios para la sostenibilidad de los mismos.

Aprovechamos para desearos como líderes en vuestros proyectos un provechosos 2019 ya entrados en el inicio del mismo y seguir adaptando cada reto como una gran oportunidad de seguir haciéndolo mejor cada día, eso sí, sin desviaros de los valores y cultura propios de vuestras organizaciones que en definitiva marcando el valor diferencial, el rumbo y la adaptación al cambio de todo lo apasionante que está por llegar.

Adelante!

Dirección estratégica.