Organizaciones eficientes, organizaciones que aprenden

El otro dia en un foro de RRHH comentabamos el dificil reto que se encuentran los departamentos para aumentar la productividad de los equipos en momentos en los que la austeridad y los salarios a la baja lastran la motivación extínseca de los empleados (ver artículo TES, Teoria del Empobrecimiento Sistémico).

¿Es posible llegar a ese compromiso? Si, la formación directiva integral  (El lider 4×4) y la formación de equipos eficiente  son la clave.

Venimos de una educación y entorno en los que el error siempre ha sido algo que hay que esconder,  ocultar, quedando el aprendizaje del error y la mejora en un segundo plano. Esta premisa es y ha sido fuente de innumerables disputas e ineficiencias internas en las organizaciones.

La actitud de rigor extremo y la falta de flexibilidad siempre acaba provocando fracturas. Se podría decir que casi es una ley natural : todo sistema rígido es antinatural y poco adaptable a adversidades y contratiempos.

Respuestas repetitivas e intolerantes en una organización del tipo : “Tienes razón, aunque la norma es así y no puedo saltarmerla.., Esa no es tarea mia, yo hago lo que me mandan…..” denotan este tipo de enfermedad  esclerótica organizacional cuando se extienden de forma generalizada.

Así en mi dilatada experiencia profesional me he encontrado con “directivos de corta visión”, muy válidos en tiempos de pocos cambios y reglas lineales. Aquellos que tienen muy claras las metas, y no saben mirar hacia otro lado que no sean estas aún  cuando el contexto lo requiera. Han perdido así el poder de escuchar,  les cuesta aceptar errores,  les es dificil saber adaptar el plan trazado aunque alguien les avise de “Iceberg a la vista” ,  su camino más corto siempre es inexcusablemente la linea recta.

El encorsetamiento directivo o liderazgo esclerótico es propio de una falta de autoestima encubierta y una prepotencia de poder  que les acaba pasando factura a medio y largo plazo., a ellos, y a los resultados de la organización de los que son responsables. Sus decisiones pasan de una aparente eficiencia a una eficiencia no sostenible con consecuencias económicas, sociales o de reputación, o incluso mediambientales.

Es propio de una mala educación social, que estas personas aún habiendo llegado a cargos de responsabilidad en una organización empresarial, económica o política , por el impacto en sus procesos de decisión son un riesgo para la sociedad y para ellos mismos.  No se basan en principios de la organización o no estan alineados con estos, viviendo una falsa integridad de gestión entre lo que sienten, piensan , comunican y hacen. Viven más fuera que dentro. Les suele faltar mucha seguridad en si mismos.  Ello lo acaban reflejando en una desconfianza hacia los demás. Son generalistas. A veces se incomodan con que otros les puedan superar en algún talento. Tolerancia cero de errores y cultura de castigo es su dogma. En resumen acaban suicidando el aprendizaje organizacional y la contribución del talento interno en la misma.

Ellos saben, que se les acaba el tiempo, dado que no hay ya nada ni donde esconderse.  Ya no es la universidad o escuelas de negocio quien evalua, sino la propia sociedad y los resultados coherentes. Cuando cae uno,  suele caer toda la estructura jerarquica  como fichas de dominó.Algunos acaban llorando como niños cuando tras su cese su identidad se tambalea por una falta de autoestima.Descubren que durante tiempo su madurez se ha encuberto en una falsa identidad de poder.

Siempre es posible el reciclaje y aprender desde dentro. volver a reinventarse y ser humilde. La vida siempre nos ofrece por suerte nuevas oportunidades. La mejora personal directiva de mandos intermedios es una asignatura pendiente del siglo XXI para conseguir equipos de alta productividad basados en la sinergia del grupo hacia resultados compartidos.

Ya no se trata de hacer pequeños cursos para abrazarse o pasarselo bien un fin de semana para desconectar o desestresarse, sino de producir un cambio real y transformacional en las personas que tienes poder y responsabilidad y su encuadre de valores aceptando que cada día podemos mejorar.

Esteban Sitges

Experto Eficiencia Sostenible ©.Project Manager & Asesor Sistémico Integral & intangibles

 

 

Leave a Reply