Cómo valorar y medir el impacto de la Gestión de Intangibles

gestion-de-intangibles

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en un mundo que se reinventa de forma constante, cambia de forma, evoluciona tecnológicamente, revoluciona digitalmente, y sin embargo, seguimos cuestionando hacer o  no hacer en función del posible retorno o resultado económico que podamos prever.

¿Y si cambiamos el paradigma y  condicionamos nuestras acciones al resultado global que podamos prever a medio/largo plazo?

Podría entonces complementarse el resultado con otra métrica de valoración (unidades de valor: u.v.) que nos permita medir el impacto de nuestra gestión en un sentido global y simultáneo (t+i, tangibles + intangibles).

En la relación entre aquello que deseamos conseguir o mejorar, una meta u objetivo concreto es bastante probable que aparezcan elementos intangibles a los que no podemos atribuir un precio directamente. Ello justificaría que no deben ser medidos si son relevantes para nuestro propósito/misión.

¿Cuánto vale el compromiso de nuestros empleados?, ¿su fidelidad?, ¿su capacidad de resiliencia?, ¿la confianza entre los miembros de un equipo?, ¿el sentimiento de pertenencia a la organización y orgullo de marca? Todos los interrogantes anteriores arrastran tras de sí innumerables valores intangibles, muchos de ellos conectados de forma interdependiente entre ellos y con los resultados de la organización. Y además si que los podemos valorar.

Nuestro error suele estar en que estamos en una cultura que vive hacia fuera constantemente. Las personas nos comparan y nos comparamos con personas desde pequeños. Lo mismo intentan hacer las empresas. Intentan buscar un método general y una medida objetiva para compararse cuando en algunos casos de lo que se trata es simplemente de medir para mejorarse. La referencia es con uno mismo. Y eso a veces nos da miedo.

Pongamos un ejemplo numérico para ilustrar la simplicidad de la metodología Ecoint (economia de los intangibles) que se basa en cuantificar en unidades de valor. Lo vamos a aplicar a una determinada acción estratégica dentro de un plan de RSE de una organización.

Dicha acción consiste en que las personas de un determinado departamento dispongan de 3 horas libres al mes durante un año para dedicarla a proyectos internos de voluntariado social.

    Total personas externas impactadas : 200

Total empleados: 20

Sueldo medio/hora: 20 Euros

Total coste acción RSE para la empresa: 20x3x12x20 = 14800 Eur

Imaginemos que ponemos dos indicadores de evaluación de la acción descrita porque preveamos que dicha acción tendrá un impacto positivo en sentimiento de responsabilidad social de la empresa (V1)  y en la confianza en la empresa (V2)

Q1: Cuestionario percepción inicial   V1: 3,4 u.v.   V2: 6 u.v.

Q2: Cuestionario a los 12 meses     V1: 6,2 u.v.   V2: 7,5 u.v.

Es cierto que a pesar de haber podido medir de forma contrastada que se ha producido una mejora de dichos indicadores no nos es fácil establecer que retorno ha producido en resultados económicos futuros para nuestra organización.

Pero. ¿Era ese el objetivo? No lo era….era aumentar el resultado global y aquí es dónde has más cosas que se escapan porque hay más grupos de interés implicados (social, compañeros, clientes…) y que impactarán a medio/largo plazo en la percepción global de marca de nuestra organización. También se debería valorar el resultado externo de dicha acción dedicada al proyecto de voluntariado y otros impactos a cuantificar que dejamos al margen para no alargar el ejemplo.

Sin duda tener 20 personas en  plantilla que hemos aumentado la confianza en la empresa y su sentimiento de responsabilidad arrastra mucha comunicación interna y externa y difícilmente hoy día podamos hacer una campaña con el mismo coste de inversión que impacte tan positiva y directamente a 200 personas y 20 empleados por esa cantidad económica.

Mirémoslo así bajo los mínimos analizados aparece este beneficio:  hemos ahorrado 14.800 Euros del marketing corporativo.

El análisis relacional de los valores intangibles clave  desde una perspectiva integral simplifica el proceso de identificar  aquellos que son estratégicos para las organizaciones y  nos permite establecer  en la gestión simultánea un mapa de indicadores cuantitativos y cualitativos que bien seleccionados impactaran de forma alineada con la misión y los resultados globales y sostenibilidad de la misma.

  E.Sitges